EQUIPO
Semana Negra Uruguay es un proyecto de CRA_ gestión cultural. Somos una productora de experiencias culturales. A través de proyectos, actividades y eventos contribuimos a la producción, circulación y consumo de la cultura en Uruguay. Somos emprendedores, movilizadores y cómplices en el desarrollo cultural del país. Trabajamos en equipo: generamos y estimulamos alianzas con varios actores de la sociedad (público, privado, comunidad). También ofrecemos servicios de consultoría para otros equipos, potenciando la valoración de sus ideas y la mejor administración de sus recursos.

Conoce más de CRA_ en nuestra web.

El equipo confabulado para Semana Negra Uruguay está integrado por:

 

Actividades artísticas

Le fascina organizar “Semana Negra” y es a la que mejor se le da hablar con los músicos, actores, bailarines y artistas en general. Ha sido docente y se nota, por la paciencia y cariño con que hace las cosas, pero también porque es capaz de pegarle cuatro gritos a quien se lo merece, si dudar ni un minuto. Después de aguantar tranquila 30.000 personas como las que asisten a Noche Blanca, sabemos que Sussy es capaz de bancar lo que venga y además es imposible aburrirse trabajando con ella.

Comunicación y redes

Nuestro super-héroe de las redes sociales. Ni Facebook, ni Twitter, ni Youtube, ni todas las que vendrán en el futuro, tienen ningún secreto que se les resista. Hashtags, followers, engagement, analytics, y todas esas palabrejas son el pan de cada día para Manu. Además, es el que mejor trata a los sponsors, escribe como si lo hubiera hecho desde la cuna, y es el más solidario y colaborador, así que este equipo no sería lo que es sin él.

Contenidos

Se vuelve loca armando las mesas y coloquios, llamando gente, coordinando fechas, cambiando y volviendo a llamar para re-coordinar. Durante los días previos no hay quien la aguante. Es escritora, pero cuesta imaginarla sentada, meditando y escribiendo en paz. Durante la semana negra, lo único que hace es tirarse de los pelos y hablar por celular 40 horas por día. Sin embargo, en un absurdo masoquismo, reincide, y hasta se atreve a decir que hay pocas cosas que disfruta más que organizar este evento.